¿Dejaste tu declaración anual para el último momento? Aquí unos tips

Captura de pantalla 2016-04-22 a la(s) 21.00.48

Los mexicanos tenemos la mala fama de dejar todas las cosas para el último minuto, pero hay ocasiones en que este mal hábito nos puede salir caro y brindar muchas molestias. La declaración anual de impuestos es sin duda una que no conviene postergar para el último día.

Si eres procrastinador y tienes encima la declaración anual para personas físicas, la siguiente información te resultará en especial benéfica. Fue compartida por Gilda Herrero, quien cuenta con Maestría en Administración Pública por la London School of Economics y colabora en Forbes México.

Si te sorprende que vayas a pagar demasiado de impuestos, revisa que no te haya faltado pedir la factura de un gasto fuerte, como la compra de un auto nuevo. No olvides nunca los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) de compras de este tipo.

Recuerda que para poder deducir un gasto o inversión debe hacerse a través de medios electrónicos, como transferencias bancarias, tarjetas de débito o crédito y mediante cheques nominativos. Sólo son deducibles los gastos pagados en efectivo por un monto de 2 mil pesos.

Los gastos de “caja chica” pueden volverse un dolor de cabeza si no tienes cómo comprobar con el CFDI, así que acostúmbrate a pedirlo para esos gastos que se consideran “pequeños”, como el taxi, el plomero o las comidas.

Ten en cuenta que los contadores se saturan de trabajo durante marzo y abril, por lo que debes mantenerte en contacto con el tuyo para saber cómo va tu declaración. En cuanto a la parte digital, así como tú intentas acceder al portal del SAT en el último momento, muchos otros también lo hacen, por lo que será normal que te topes con páginas que tarden en cargar o respuestas lentas debido al tráfico.

Por último, Herrero resume los siguiente 9 puntos para que en futuras declaraciones no pases por demasiadas dificultades ni termines aborreciendo al SAT:

  • Ten comunicación constante con tu contador.

  • A finales de año pídele cifras previas de cierre del año.

  • Revisa tu información financiera y fiscal mes a mes.

  • Archiva todo en un mismo lugar, tanto el papel como las carpetas digitales.

  • Programa una reunión con tu contador 15 días antes de la fecha límite para que te quede claro de dónde salen los números.

  • Presenta tus obligaciones y pagos unos días antes del límite para que no estén saturados los portales.

  • Verifica que al menos uno de los correos electrónicos del Buzón del SAT sea tuyo.

  • Conserva los correos electrónicos de acuse de recibo de presentación de obligaciones del SAT.

  • Al mes siguiente al vencimiento de la presentación de la declaración pide a tu contador que descargue y te envíe la “Obligación de Cumplimiento” del portal del SAT. Con este reporte tendrás la constancia de que no tienes obligaciones pendientes con el SAT.

Fuente: Forbes México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *