Tres Simples Pero Útiles Consejos Para Emprendedores

A continuación te presentamos tres consejos que bien valen la pena revisar si estás por iniciar tu propio negocio. Estos consejos vienen de Sunday Steinkirchner, quien escribe para Forbes acerca de los retos a los que te enfrentas al ser tu propio jefe.  Es una empresaria que comenzó su compañía de libros (de difícil obtención) con menos de $100 dólares y que creció hasta convertirse en  B&B Rare Books.

1. Sigue con tu propio empleo – Si al comenzar tu empresa no recibes dinero al instante mediante un préstamo, tu capital inicial vendrá de tus ahorros. Haz una separación entre tu dinero ahorrado y el dinero que utilizas para tus gastos diarios. Tus ahorros sólo crecerán si no sustraes dinero de ahí para tus gastos de manutención u otras necesidades.

Cuando estés listo para comenzar tu negocio, podría convenirte mantener tu trabajo, pues el mantener tu salario mientras comienzas a levantar tu negocio puede quitarte mucha de la presión de los primeros meses o años. Y los beneficios de mantener tu empleo no solo es por tu salario, ya que también están tu seguro de salud, pensión y vacaciones. Todas estas cosas saldrán de tu bolsillo cuando trabajes por tu cuenta propia.

2. Reinvierte tus ganancias en tu negocio – Utilizar tus ganancias para pagar los gastos diarios o para pagar otras deudas limitará la velocidad en que tu empresa puede crecer. Mantendrás el mayor nivel de capital de trabajo si reinviertes tus ganancias en el negocio. Ya sea que inviertas en nuevos productos, tecnología o empleados, tu objetivo es hacer crecer tu negocio mediante la atracción de nuevos y más clientes. También puedes optar por invertir en marketing o publicidad para hacer crecer tu base de clientes.

3. Mantén bajos tus gastos – No necesitas un préstamo enorme si puedes mantener las cosas en pequeño y luego creces orgánicamente. Si consigues trabajar desde casa o no necesitas rentar o invertir desde el principio en nueva tecnología, puedes mantener los gastos generales bajos y por lo tanto no tienes que pagar enormes facturas desde el principio. Si puedes mantener los gastos generales de mantenimiento al mínimo, ayudará a que puedas reinvertir tus ganancias en la empresa. Una vez que tu empresa comience a crecer y tus ingresos se hagan más fiables, se pueden empezar a asumir mayores gastos generales sin que se desacelere tu ritmo de crecimiento.

Si quieres comenzar tu propio negocio y necesitas asesoría, acércate a nosotros. En AMET Soluciones tenemos profesionales que te pueden ayudar a lograr tus objetivos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *